Urdaibai testa un dispositivo para evitar las colisiones de aves en infraestructuras

2014/01/27

DEIA| Iposts, el proyecto desarrollado por Saitec, podría ser aplicable en las líneas férreas de alta velocidad.

La tecnología puede ayudar a rebajar los impactos ecológicos de las infraestructuras de transporte. Con esa premisa como guía, la Reserva de la Biosfera de Urdaibai ha sido el emplazamiento elegido para testar un novedoso proyecto de factura vasca, denominado Iposts, que persigue minimizar las colisiones de las aves contra las líneas férreas. Impulsado por Saitec con la colaboración de Icarus, y auspiciado por Tecnalia dentro del Programa Gaitek del Gobierno vasco, el reciente análisis del dispositivo, conformado por una hilera de postes a diferentes alturas sobre las marismas de Busturialdea, ha arrojado un satisfactorio balance.

“Se ha demostrado que puede ser un sistema eficaz. Los primeros resultados nos muestran que es válido para rebajar la siniestralidad de las aves, especialmente de aquellas especies que son más voluminosas, vuelan a menor altitud con menor maniobrabilidad y que tienen mayor riesgo de chocar”, valoran desde la empresa de ingeniería vasca que proyecta aplicar los conocimientos adquiridos en una línea férrea de alta velocidad entre Castejón e Iruñea. “De eso se trata, de investigar e innovar para después aplicar”, resumieron. Un canal no navegable de la marisma ha sido clave para la validación de un proyecto de I+D que -de la mano también de Urdaibai Bird Center-, pese a que aún debe de quemar más etapas, aunque marcha a buen ritmo.

En una zona de paso de aves de la Reserva estudiada previamente se colocaron más de 40 postes de entre dos y cuatro metros de altura y un metro de separación entre ellos. La prueba se llevó a cabo durante dos semanas. Con un seguimiento diario de cuatro horas a cargo de dos biólogos y un dispositivo electrónico que analizaba el flujo de las aves por la zona, el balance del sistema -utilizado décadas atrás en Estados Unidos pero que quedó en el olvido-, ha arrojado que el proyecto Iposts, al que Saitec ha añadido varios componentes tecnológicos, “es útil”. Es relativamente simple frente a otros dispositivos más caros, pero efectivo: han demostrado que las aves, especialmente las más grandes, varían su ruta al encarar el obstáculo, lo que les permitiría salvar la línea férrea.

UN LARGO CAMINO El de Urdaibai ha sido el último paso dado por Saitec para probar su proyecto Iposts, que no el único. Puesto en marcha en 2011, anteriormente testaron su capacidad con halcones domesticados. Antes de emprender los tests con animales también elaboraron varios estudios previos. El “banco de pruebas más importante”, no obstante, se ha realizado en Urdaibai. La siguiente fase será ensayar el dispositivo con buitres, un examen que podría llevarse a cabo próximamente en Galdames. Sin embargo, la aplicación de este sistema deberá complementarse en un futuro “con estudios pormenorizados para cada ubicación”.

“Además de identificar los puntos de paso y qué especies son las más habituales, ajustaremos el sistema a cada variable para optimizar su fiabilidad. Es decir, elaboraremos un sistema específico para cada enclave donde se coloque”, desvelan desde una firma que podría exportar el dispositivo anticolisión a otros países del mundo. De esta forma se puede demostrar que la tecnología no tiene porqué estar reñida con la conservación de la biodiversidad, “sino que también puede ser una aliada”.

Test en Urdaibai

· Dispositivo. El proyecto ha consistido en la colocación de postes de madera de entre dos y cuatro metros de altura, durante 15 días, en uno de los canales no navegables de la marisma.

· Tecnología. Un sistema autónomo en uno de los postes laterales, además de dos biólogos, se encargaron de detectar el flujo de aves en torno a los postes.

· Resultado. Saitec, la empresa que desarrolla el sistema Iposts, ha concluido que es “un sistema eficaz” para evitar las colisiones.