Un transporte local en crisis

2014/01/09

DEIA| La furgoneta municipal de Elantxobe solo funcionará un día a la semana.

Desde hace muchos años, el Ayuntamiento de Elantxobe ha facilitado el traslado de sus vecinos a través de sus empinadas callejuelas. La peculiar orografía de este municipio, colgado en las laderas de Ogoño, ha dificultado el día a día de sus vecinos, sobre todo de la gente más veterana, por lo que la furgoneta municipal resultaba una herramienta vital para muchos de ellos de cara a realizar los desplazamientos más básicos. La crisis, sin embargo, ha alcanzado a este servicio único en Urdaibai, y el Consistorio costero ha decidido rebajar su frecuencia que, de ocupar todos los días de labor, ha pasado a ofrecerse solamente una vez por semana.

El primer servicio en verse rebajado fue el transporte que une el puerto y la zona alta, donde se encuentra la parada del autobús. Quedó suspendido el pasado 17 de septiembre. En octubre, sin embargo, el recorte también llegó a los vecinos de la zona alta, a quienes se les cercenó la posibilidad de ser trasladados a la consulta del médico. “El traslado al domicilio es cosa del médico o de la enfermera”, recordaron desde el órgano de Gobierno costero. Pese a que el Ayuntamiento de la localidad ha considerado “imposible mantenerlo los cinco días”, el servicio se mantiene al menos un día a la semana, los miércoles, para conectar con el autobús, la entidad financiera situada junto a la iglesia y la consulta médica empujado por las “solicitudes de los vecinos”.

“Motivado por la situación económica actual y que a partir de octubre se dispone de un único trabajador, el Ayuntamiento se vio obligado a suspender el servicio de furgoneta”, apuntaron en el pleno municipal de septiembre. Aunque algunos ediles mostraron su opinión de que el Ayuntamiento “tiene que ayudar a la gente mayor y velar por la continuidad de los servicios sociales básicos”, por otro lado, también estimó el gobierno municipal que, en caso de limitar el uso de la furgoneta para trasladar vecinos, “también habría que quitar el servicio a misa”, concluyeron.

LA OPOSICIÓN Esta disparidad de opiniones viene dada por el hecho de que, si bien este es un servicio singular y que en todo Busturialdea no tiene parangón, también es cierto que, “vista la orografía de Elantxobe, se trata de un servicio básico para sus vecinos”, recordaron los representantes del PNV local. Los ediles jeltzales plantearon incluso que, antes de tomar esa medida, se podía haber consultado a los vecinos si alguien estaría dispuesto a realizar esa labor de manera altruista, “en la línea de los auzolan que se ha puesto en marcha para otras labores”, compararon. “Incluso, la persona que hasta ahora se encargaba de ello se había prestado a seguir haciendo algunos viajes sin cobrar”, desvelaron.

Los problemas que genera el recorte en el transporte interior de Elantxobe se han visto agravados, además, por el estado de la empinada calzada que une las viviendas de la localidad. “Hasta ahora se hacía una limpieza a fondo de la zona adoquinada, para retirar la vegetación y la suciedad, mangueándola con agua y lejía para la eliminación del resbaladizo musgo. Estos últimos años se ha dejado de limpiar como es debido y, al ser una zona en la que hay mucha cuesta se podrían dar resbalones y caídas”, añadieron los representantes del Partido Nacionalista Vasco.