Un error administrativo obliga a reiniciar los trámites para urbanizar San Antonio

2012/11/23
En proyecto, que se gestó en 2006, también ha sufrido retrasos por problemas con las expropiaciones y falta de financiación 
EL CORREO- MAIKA SALGUERO |
El proyecto de urbanización de la playa de San Antonio, en Sukarrieta, parece que, después de numerosos avatares y demoras, arranca definitivamente desde cero. Prueba de ello es que el estudio de impacto ambiental del plan, que se gestó en 2006, se encuentra ya en exposición pública. El primer contratiempo de la ambiciosa actuación tuvo su origen en una batalla judicial con uno de los propietarios de los terrenos a expropiar y posteriormente el anuncio por parte de la Diputación de su intención de construir el Guggenheim 2 en las colonias de la BBK redujo el proyecto únicamente a la mejora de accesos.

La tercera traba fue la falta de financiación para acometer las obras y la última un error administrativo. Ahora, con la apertura de un periodo de alegaciones, comienza de nuevo toda la tramitación para la obtención de los pertinentes permisos, aunque «de momento se desconocen los plazos para la puesta en marcha de los trabajos», adelantaron fuentes municipales. El nuevo plan, que ha sufrido algunas modificaciones, persigue dotar a la playa de San Antonio de un acceso seguro, sobre todo para la temporada estival.
Asimismo, prevé incrementar el número de plazas de aparcamiento a medio centenar y habilitar redes de agua potable y saneamiento «porque se encuentran obsoletas». En los meses de mayor afluencia de público, el arenal «carece de la seguridad suficiente dado que peatones y vehículos circulan por el mismo vial. Además, la falta de aparcamiento junto a la playa obliga a dejar los vehículos mal estacionados entorpeciendo el tráfico», destacaron. Al tratarse de un anillo de circulación de sentido único, este problema «resulta aún más grave».
La actuación contempla la renovación íntegra de una superficie de cuatro mil metros cuadrados donde, además, se encuentran varios bloques de viviendas que carecen de aceras y accesos adecuados. El proyecto hace referencia al «estado de abandono» en la que se hallan estas residencias «en contraste con un espacio de singular valor paisajístico, ambiental y turístico».
Calzada de doble sentido
Por ello se construirán aceras hacía las edificaciones y se renovará todo el pavimento con una calzada de doble sentido. «A lo largo del recorrido se incorporarán plazas de aparcamiento a ambos lados de la carretera y diversas especies arbóreas», destaca el plan. La actuación concluirá con la instalación de mobiliario urbano y nuevo alumbrado. El proyecto, que se prolongará durante ocho meses, supondrá un desembolso de 1,2 millones de euros.
Los vecinos, que han denunciado en reiteradas ocasiones su estado de «abandono» se sienten «engañados con tantas promesas municipales incumplidas. ¿Si realmente quieren ejecutarlo porque no lo llevan por la vía de urgencia?», demandan. Los afectados, que diariamente sufren riesgo de atropello, dado que sus viviendas colindan con la carretera, se cuestionan «por qué la Diputación no toma cartas en el asunto y sanciona a la técnico municipal por dejar el proyecto en el cajón durante dos años. ¿Cuánto dinero malgastado durante seis años?», denunciaron.