UN DEPORTE UNIVERSAL HECHO EXPOSICION

2013/07/18

DEIA-Imanol Fradua|

EN SU 50 CUMPLEAÑPOS, EL JAI ALAI DE GERNIKA-LUMO ABRIO AYER UNA AMPLIA MUESTRA SOBRE LA HISTORIA DE LA CESTA PUNTA.

Medio siglo de vida siendo la catedral de la cesta punta bien vale echar la vista atrás y mostrar todas las aristas de un deporte que, surgido en Euskadi, supo colonizar numerosos países del mundo por su espectacularidad. Con cincuenta años de actividad y miles de horas de actividad a cuestas, el frontón Jai Alai de Gernika-Lumo abrió ayer las puertas de una exposición, denominada Cesta punta. Deporte vasco universal, organizada por Gernika Jai Alai Elkartea, con la colaboración de la Diputación Foral de Bizkaia y el Ayuntamiento gernikarra.

Acercando el pasado y el presente de la cesta punta, tanto al aficionado como al neófito, la completa muestra permanecerá expuesta hasta el 22 de agosto en el palco del recinto gernikarra, si bien también tiene un espíritu itinerante y sus impulsores pretenden que visite otras localidades vascas. Compuesta por diez paneles explicativos de gran tamaño y trece vitrinas con muy diverso material -desde pelotas a cestas-, la exposición resulta un pequeño tesoro que contiene “documentos y fondos cedidos por particulares, amantes de la cesta punta y de la cultura vasca” nunca vistos antes acerca de un deporte vasco que ha alcanzado una destacada proyección a lo largo y ancho del mundo.

Así lo detalló ayer Miren Garay, presidenta de la asociación gernikarra que, además de trabajar con los jóvenes de la cantera en la escuela local, lucha por hacer resurgir una modalidad que en los últimos tiempos está en recesión. En el acto de apertura de la exposición de ayer, que contó con una visita guiada en la que participaron decenas de personas, estuvo presente el director gerente de Bizkaikoa, entidad del Departamento foral de Cultura, Asier Madarieta.

La muestra efectúa  un repaso a la historia de la cesta punta en trece expositores, diez paneles y un audiovisual

Homenaje Garay remarcó que “la muestra trata de homenajear un recinto que tanto ha dado a Gernika-Lumo”. En peor situación que en décadas precedentes, sin embargo ahondó en que los actos del 50 aniversario puedan servir de acicate para un mejor futuro. “Con el esfuerzo de todos debemos impulsar con fuerza esta modalidad que tanto nos ha dado”, resaltó. Madarieta, por su parte, calificó al Jai Alai como “un frontón muy especial” que, además del carácter deportivo y simbólico para la localidad foral -fue “una puerta hacia el mundo” para centenares de puntistas que salieron de esta cancha, citó-, tiene “un importante valor arquitectónico y patrimonial”.

En la muestra se pueden conocer de cerca centenares de pequeñas historias que, en conjunto, se han ido hilvanando en la trayectoria de un deporte “tan nuestro pero a la vez tan universal”. Nombres de pelotaris, frontones, campeonatos y festivales, entradas, materiales empleados a lo largo de los años, libros publicados acerca de este deporte en varios idiomas, resultados curiosos, una proyección audiovisual estadounidense… Todos esos recursos aportan una valiosa información histórica que sitúa al visitante en todas las épocas de la cesta punta.

Con un pasado glorioso y miles de nombres que hicieron infinidad de kilómetros conociendo mundo gracias a la cesta punta -un mapa sirve para señalar la ubicación de los frontones abiertos a lo largo y ancho del globo, con instalaciones deportivas incluso en China, la mayor parte de los países de Suramérica o en Egipto-, la muestra permite vislumbrar la proyección internacional que la actividad tuvo siendo “embajadora” de Euskadi.

Deporte vivo Imágenes de frontones de Manila, La Habana, Estados Unidos -Dania, Tampa, Orlando, Connecticut…- o varios países europeos acompañarán al visitante que se acerque al Jai Alai durante las próximas semanas. Igualmente, la historia de la modalidad -desde su creación en el siglo XIX hasta los últimos tiempos- ocupa parte de una exposición nacida con vocación “de mostrar que, pese a su historia pasada, la cesta punta también es un deporte vivo”, señalaron desde Gernika Jai Alai Elkartea.

Uno de los apartados de la exposición también sirve para explicar la creación del propio Jai Alai, un recinto que fue levantado gracias a dos millares de accionistas que consiguieron reunir el dinero suficiente para construir la instalación, obra de Secundino Zuazo, el 29 de junio de 1963. Años después sería declarado bien cultural por parte del Gobierno vasco y el Docomomo, una fundación que inventaría el patrimonio arquitectónico del movimiento moderno. Actualmente el frontón pertenece a la Diputación Foral de Bizkaia, si bien su uso corresponde al Ayuntamiento.