LA RESACA DEL ULTIMO LUNES DEJA UNA TONELADA MENOS DE BASURA EN GERNIKA

2013/10/30

DEIA-Iñigo Alberdi|

Con menor asistencia de público que el año pasado, se recogieron 22.000 kilos

Apenas 22 toneladas de basura fueron retiradas ayer por los operarios de limpieza en Gernika-Lumo tras la celebración del Último Lunes de octubre -cada día se recogen 13 toneladas en la villa- que también registró menos robos. La lluvia retrajo a muchos participantes -se valoró en 60.000 los asistentes a la feria, por 100.000 el año pasado-, lo que facilitó la labor para devolver a la localidad a su habitual normalidad.

Lo cierto es que la reducción es de solamente una tonelada con respecto al año pasado, aunque la humedad ha podido contribuir a menguar esa diferencia de peso, más apreciable en cuanto al volumen. “Las cajas de cartón de los txakolis y sidras se mojan y se rompen con el peso de las botellas y dificultan la labor”, indicaron portavoces de la empresa de limpieza.

Las cifras distan mucho de las 38 toneladas recogidas en 2011, año en el que la feria coincidió con el puente de Todos los Santos. Entonces no solo vino más gente sino que prolongó su estancia, siendo una circunstancia que genera más desechos que la propia feria en sí. “Lo que más basura ha generado ha sido los vasos y botellas de cristal, también este año. Sobre todo en el circuito de los bares: Juan Calzada, Industria, Picasso…”, desvelan. La lluvia también impidió realizar botellones al aire libre en el Pasealeku y en el auditorio Seber Altube, por lo que estos consumidores se concentraron en los soportales de Lanbide, en la calle Karmelo Etxegarai.

Con 25 operarios trabajando por la mañana y 15 por la tarde, las calles fueron limpiadas y despejadas paulatinamente “más rápido de lo que pensábamos”, reconocían los propios limpiadores. Una vez más, para volver a la normalidad, utilizaron abundante agua y material desinfectante, aunque “en mucha menor cantidad que otros años, ya que la lluvia también ha contribuido a que las calles estén de por sí más limpias”, se felicitaron.

Menos robos La menor afluencia también benefició a la reducir incidencias como los robos. Según la Policía Municipal de Gernika-Lumo solamente hubo siete denuncias por desaparición de carteras y móviles, “no sabemos si porque hubo menos aglomeraciones o es que ya no andan tantos carteristas”, indicaron. Por otro lado, no se registró decomiso alguno de vendedores ambulantes de comida. En cuanto a atenciones médicas, tres personas fueron trasladadas al hospital de Gernika, aunque con afecciones leves.