LA INICIATIVA BERBA-TRUKE ECHA A ANDAR CON DOCE PAREJAS LINGÜISTICAS EN GERNIKA

2013/10/18

 DEIA-Imanol Fradua|

La iniciativa de los Servicios Sociales de Busturialdea persigue favorecer la integración intercultural

 El programa de integración y convivencia Berbatruke, impulsado por la Mancomunidad de Servicios Sociales de Busturialdea, echará a andar en Gernika-Lumo con la participación de 24 personas “cuyo compromiso es quedar una hora a la semana durante diez semanas”. Su ocupación será simple: “Tomar un café, pasear, participar juntos en alguna actividad cultural o deportiva, charlar…”, en definitiva, “pequeños gestos que pueden ayudar a romper barreras y prejuicios”, evidenciaron desde la entidad, entre locales y vecinos llegados de otros países.

El propósito es impulsar el aprendizaje del euskera y el castellano como medio para integrarse “y favorecer el trato y el conocimiento mutuo entre población inmigrante y autóctona”. Implantado con éxito en otras zonas de Bizkaia, en la primera edición de Berbatruke habrá doce parejas lingüísticas, que quedarán al menos hasta cuando se dé por concluida la iniciativa, a mediados de diciembre.

Los 24 gernikarras e inmigrantes que toman parte compartirán una hora semanal de su tiempo hasta diciembre

El servicio de Inmigración de la Mancomunidad -que ha colaborado con otras entidades como el área de Euskera del Ayuntamiento gernikarra, el Centro de Educación para Personas Adultas y los euskaltegis- recibió un total de 25 solicitudes de la población inmigrante, “pero trece han quedado en lista de espera para futuras ediciones porque, por ahora, no tienen un nivel suficiente de conversación”.

“De los doce aprendices seleccionados, ocho han elegido el castellano y sólo cuatro el euskera, ya que por ahora son pocos los adultos extranjeros que estudian esta lengua”, agregaron. Los participantes de Berba-truke proceden, en su mayoría, de Rumanía, país que cuenta con la colonia inmigrante más numerosa de la villa y la comarca; seguidos de tres senegaleses, dos llegados de Moldavia, dos de Perú y un último de Ghana.

Todas mujeres En lo que respecta a la población autóctona, cabe resaltar que todas las participantes en la iniciativa para la integración y la convivencia son mujeres, con edades comprendidas entre los 21 y los 72 años. “No se les ha pedido ningún requisito, ya que se trata de conversar, no de dar clases. Lo que sí se les ha aconsejado es que, aunque queden para hablar en castellano, utilicen también algunas expresiones básicas en euskera a fin de familiarizar a sus parejas inmigrantes con esta lengua”.