La Diputación ultima la mejora de los cruces de Olesko y Uarka

2012/12/28

LA ENTIDAD FORAL PONDRÁ EN MARCHA EL TRAZADO DEFINITIVO LA PRÓXIMA SEMANA

IMANOL FRADUA -DEIA|

Tras más de ocho meses de trabajo, la mejora de la seguridad en dos de las intersecciones de la BI-2224, la carretera foral que conecta las localidades de Gernika-Lumo y Markina-Xemein, culminará en breve. Con una inversión conjunta de 927.000 euros, los trabajos de renovación de la rotonda de Oleta y el cruce de Uarka, ambos situados en el término municipal de Arratzu, están siendo ultimados por la Diputación Foral de Bizkaia para dar una mayor seguridad al tramo vial.

Fuentes del Departamento foral de Obras Públicas y Transportes señalaron que “esta semana han entrado en funcionamiento el trazado y la señalización definitivas” de la glorieta de Olesko, cuyas labores fueron puestas en marcha durante el pasado febrero. Por su parte, “la semana pasada también se completó el trazado definitivo de la intersección en forma de T”, estimaron desde la Diputación.

Únicamente restaría por rematar, por lo tanto, aspectos como “la jardinería, el realzado de algunas isletas y la señalización horizontal definitiva”, aseveraron esas mismas fuentes, si bien estas labores se llevarán a cabo durante las primeras semanas del próximo año. No obstante, su conclusión dependerá “de las condiciones climatológicas”, adelantaron.

El Departamento de Obras Públicas y Transportes se había fijado un plazo de entre ocho y nueve meses para completar unas reformas viales que han necesitado de importantes movimientos de tierras, especialmente, para poder ampliar la plataforma de la carretera. Esas labores de gran calado y que han generado dificultades de circulación por la carretera BI-2224, se han centrado en el entorno de la rotonda de Olesko y en el tramo vial que va desde este punto a Uarka.

Principalmente, el proyecto foral ha permitido ampliar la rotonda arratzuarra, punto donde el vial entre Gernika-Lumo y Markina-Xemein conecta con la BI-635. El objetivo ha sido “centrar la glorieta en la propia carretera” y, de esta forma, evitar que los vehículos que proceden de la localidad foral y se dirigen hacia Arratzu en dirección a la comarca de Lea Artibai puedan atravesarla con una trayectoria recta -como lo hacían los automóviles antes de los trabajos- y sin tener apenas que reducir la velocidad. Tanto es así que el diámetro de la infraestructura vial ha sido ampliado hasta los ocho metros.

EN UARKA Otro punto de la BI-2224, quizás más complejo para la seguridad de los vehículos, es el del cruce de Uarka que da paso hacia la BI-3242 que enlaza Arratzu con Nabarniz. Tras ejecutar desmontes para otorgar mayor amplitud a la plataforma vial y así poder “favorecer la circulación”, la intersección ha sido remodelada, dotándola de carriles centrales para efectuar cambios de sentido.

También se han adecuado los carriles de giro en el interior del cruce arratzuarra, mientras el carril de incorporación a la BI-2224 en dirección hacia Gernika-Lumo se ha reformado haciéndolo “más perpendicular a la carretera”, dotando de mayor seguridad a los automovilistas.

Por último, la tercera medida más importante ha sido la incorporación de una isleta central a la intersección, lo que permite realizar el cambio de sentido a los vehículos que circulan por la vía foral.