La cueva virtual consolida el tirón de Santimamiñe

2013/01/22

12.000 personas realizaron la visita, que también despertó el interés de expertos del yacimiento de Atapuerca.

MAIKA SALGUERO-EL CORREO|

Un total de 12.000 personas visitaron el pasado año la réplica virtual de la Cueva de Santimamiñe, situada en las inmediaciones de la cavidad, en la ermita de San Mamés de Kortezubi. Esta cifra supone un incremento de más de doscientas personas con respecto al ejercicio anterior. «Desde que se abrió al público, la iniciativa se ha ido consolidando y lo que en un principio fue una apuesta arriesgada se confirma como todo un acierto», señalaron los promotores.

A través de esta recreación en 3D, los turistas tiene la oportunidad de conocer la caverna sin dañar el patrimonio del yacimiento ya que las altas cantidades de CO2 producidas por el tránsito de usuarios deterioraron el conjunto de las pinturas de la cavidad, declarada patrimonio de la Humanidad por la Unesco en julio de 2008 y clausurada al público desde 2006. La mayoría de los asistentes acudieron en agosto, aunque los escolares también asistieron masivamente durante los meses de abril, mayo y junio, época en la que aprovechan para realizar sus excursiones de fin de curso.
Por segmentos de edad, las personas entre 19 y 65 años son los que más frecuentan las instalaciones, un total de 5.893. El resto son menores de dieciocho años. La mitad de los asistentes procedieron del territorio y los extranjeros han experimentado una fuerte subida con un total de 1.042 frente a los 779 del ejercicio anterior. «Muchos visitan Bilbao atraídos por el ‘efecto Guggenheim’ y luego se acercan a Urdaibai. La mayoría son franceses ya que les fascinan las cuevas», aseguraron. Los asistentes, además, han otorgado una «alta valoración» tanto al sistema como a los guías que dan las explicaciones. «Han aplicado una nota media de 4,7 sobre 5», destacaron.
Hora y media de recorrido
La visita arranca en el vestíbulo de la gruta. Un monitor se encarga de explicar sus características a los grupos, así como los trabajos que realizan los investigadores en su interior. Posteriormente, el público se coloca unas gafas especiales para adentrarse en la caverna gracias a la recreación virtual. Las explicaciones, de una hora y media de duración, se realizan en euskera, castellano, inglés y francés.
Hasta la réplica de Kortezubi se han acercado expertos del yacimiento de Atapuerca para aplicar esta misma tecnología allí. De hecho, desde el pasado año, la visita a la excavación de Atapuerca también se puede hacer con un audiovisual en tres dimensiones que ayuda a la comprensión de la vida de los homínidos que vivieron en la sierra burgalesa.