LA ALCALDESA DE BERMEO PIDE A LOS BANCOS QUE CONGELEN EL PAGO DE HIPOTECAS A LOS AFECTADOS

2013/04/16

DEIA- Imanol Fradua|

La Diputación equipa 10 de las 35 viviendas para los realojados por el incendio del casco antiguo.

 Concluida la mayor parte del desescombro de los tres edificios de la calle Nardiz tar Jon de Bermeo que sucumbieron al fuego el pasado 11 de abril, e iniciadas las pesquisas para determinar la causa del incendio en uno de ellos, las instituciones han acelerado el ritmo para mejorar las condiciones de las 70 personas de las 35 familias que se quedaron sin hogar. En esta línea, el Ayuntamiento realizó ayer un llamamiento a las entidades bancarias para que el pago de las hipotecas no agrave aún más la cruda situación de los damnificados. La Diputación Foral de Bizkaia, por su parte, ha concluido los trabajos para equipar diez viviendas de la villa para ser destinadas, durante al menos seis meses, a este colectivo. Hoy mismo podrían ser entregadas.

“Creo que todos los bancos deberían hacer el esfuerzo de facilitarles un poco la vida -en referencia a las 70 personas que se han quedado sin hogar- para salir de este bache”, solicitó la alcaldesa, Idurre Bideguren, ayer por la mañana. La primera edil, de Bildu, rogó a las entidades bancarias que se pongan manos a la obra en la búsqueda de posibles mecanismos para desactivar, al menos durante un tiempo, el pago de las hipotecas a los vecinos que vieron cómo, de la noche a la mañana del pasado 11 de abril, sus viviendas fueron pasto de las llamas.

Es más, parece que una entidad de crédito ya se ha adelantado a la solicitud de la regidora bermeana. Según la alcaldesa, el banco mostró su “intención” de paralizar el cobró de la hipoteca a uno de los afectados. Así, el propietario de un edificio derrumbado -un total de once bloques de Nardiz tar Jon han sido afectados, con tres de ellos derrumbados y otros tantos que sufren daños importantes- recibió la notificación de un banco para que, “durante un plazo de tiempo” y vista la “excepcionalidad de la situación”, no se vea abocado a pagar por un piso convertido en escombros actualmente. “Uno de los bancos le ha ofrecido paralizar sus cuotas hasta que se decida qué es lo que se va a hacer”, ahondó Bideguren.

Pisos forales Precisamente, estos afectados también podrían ser realojados, próximamente, en las viviendas que la Diputación posee en la zona de San Martín durante, como mínimo, medio año. La institución foral aseguró el pasado jueves por boca del diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, pocas horas después del incendio, que ofrecería ayuda a las familias damnificadas. Pues bien, fuentes forales han asegurado que 10 de las viviendas a prestar durante los seis próximos meses -un plazo en todo caso prorrogable según la situación de cada familia adjudicataria- “ya están preparadas para ponerlas al servicio de los afectados”.

Responsables de la Diputación comunicaron ayer a la administración bermeotarra la puesta a punto de ese primer lote de pisos. No obstante, continúan acometiendo las labores de adecuación -tras la activación de los servicios básicos de agua y luz, se trabaja en la instalación de mobiliario- de un total de 35 viviendas que podrán acoger a las familias bermeanas que lo han perdido todo.

Seis días después del suceso, ese colectivo sigue centrando los esfuerzos. Los responsables municipales comenzaron ayer una ronda de reuniones -bloque a bloque- con los propietarios de las viviendas calcinadas para informarles sobre “cuál la situación técnica de las mismas”, si bien la heterogeneidad de los propietarios hace que “cada situación deba ser tratada de forma independiente”, evidenció Bideguren. Retirados ya los efectivos que prestaban ayuda psicosocial del antiguo local de la BBK, en adelante se seguirá prestando “el apoyo necesario” en el Patronato de Bienestar Social.

En lo que respecta a los comercios, “hay cuatro afectados”, remarcó la alcaldesa bermeotarra, para volver a apelar a la cooperación entre administraciones para “salir adelante”. “Trabajaremos codo con codo con el resto de instituciones para, entre todos, afrontar las consecuencias del incendio”. Es más, asumió que “todavía queda un trabajo duro por hacer para afrontar las consecuencias del incendio”.

las pesquisas Aún sin haber podido valorar con exactitud las consecuencias económicas del incendio ni cuantificar las cifras para rehabilitar el casco antiguo, la calle Nardiz tar Jon permaneció ayer cortada. Pero también estuvo tomada por efectivos de Unidad de la Policía Científica de la Ertzaintza, que ayer volvieron al edificio que foco del incendio -el número 23- para recoger pistas que puedan arrojar luz sobre el origen del suceso. Fuentes conocedoras del examen determinaron, sin embargo, que “resultará complejo conocer cómo comenzó”.

De mañana y tarde, y acompañados de expertos de una firma valenciana de investigación de fuegos, la parcela donde se pudieron originar las llamas fue exhaustivamente rastreada a la búsqueda de pistas. Repleta aún de escombros -se retirarán cuando acaben estas labores-, y con ayuda de una pequeña maquina excavadora, los especialistas fueron removiendo los cascotes. El análisis de lo hallado en ese sector podría determinar si, como se baraja desde un principio, un cortocircuito en una vivienda abandonada pudo originar el desastre en el casco antiguo de un Bermeo que sigue tratando de recuperar la normalidad.