Ibarrangelu ultima su saneamiento verde

2014/01/16

DEIA| La depuración de las aguas fecales de Garteiz se llevará a cabo en dos semanas mediante filtros de plantas acuáticas. El Gobierno vasco y el Ayuntamiento comparten el innovador proyecto piloto.

Las instituciones ultiman la puesta en funcionamiento de un innovador proyecto piloto para la depuración natural de las aguas residuales de Garteiz, en Ibarrangelu, una iniciativa sufragada por el Gobierno vasco con 145.200 euros. Con los trabajos de construcción concluidos, el Gobierno vasco y el Ayuntamiento pondrán en marcha en dos semanas una infraestructura que utiliza filtros verdes compuestos por plantas acuáticas para depurar las aguas fecales de una zona de caseríos diseminados que no dispone de red de saneamiento.

Enlazado al espíritu de sostenibilidad por el que Urdaibai se guía, Ibarrangelu llevaba tiempo apostando por este proyecto promovido por el ejecutivo de Lakua. Pues bien, en breve será realidad. “En el plazo de dos semanas ya estará en funcionamiento, toda vez que se ubiquen las plantas adecuadas para la depuración”, señaló su alcalde, Jesús Mari Ziluaga.

Una red de recogida entre los distintos puntos de vertido derivará las aguas fecales de Garteiz a un punto unificado de tratamiento de las aguas residuales. “La recogida y derivación se proyecta con canalizaciones soterradas con colectores por gravedad, con acometidas a los distintos focos de vertido en las salidas de caseríos y parcelas, y el establecimiento de un tratamiento ecológico mediante filtros verdes de plantas macrofitas flotantes o en grava”, señalaron desde el Gobierno vasco que, junto a la administración local, se ha encargado de llevar a buen puerto el proyecto.

Fue el ejecutivo de Gasteiz el que dio a conocer el proyecto en diciembre. Con un sistema de filtros verdes, el Departamento de Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno vasco apuesta así por un “sistema no convencional de depuración que permita el tratamiento general de las aguas residuales antes de proceder al vertido de las mismas al medio natural”, tal y como advirtió la consejera, Ana Oregi.

El proyecto piloto de Garteiz permitiría “definir un sistema óptimo para los diversos núcleos urbanos, barrios rurales o caseríos aislados”, citó Oregi. Es precisamente en los núcleos rurales donde se pueden desarrollar los llamados sistemas blandos para el tratamiento de aguas residuales, cuya característica principal es el imitar el proceso de auto-depuración de las aguas que las plantas producen de forma natural en lagunas y ríos. Consumen poca energía convencional y son de bajo coste”, concluyó.

DOS OPCIONES El sistema contará con dos piscinas, donde se testarán otros tantos tipos de plantas. “Así podrán evaluar cuál es la más apropiada. De esta manera, se podrá llevara cabo una comparativa entre ambas para ver cual depura mejor la materia orgánica”, evidenció el primer edil ibarrangelutarra.

El control de sus resultados podría recaer en los técnicos del Patronato de Urdaibai -dependiente del Departamento de Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno vasco- y el Consorcio de Aguas de Busturialdea. La Reserva de la Biosfera es un emplazamiento “idóneo para la implantación de un sistema de depuración no convencional, más sostenible, autónomo y ecológico”, resumieron desde Lakua.

El Consorcio busca un nuevo secretario

· Emplazamiento. Garteiz, en Ibarrangelu, es considerado un lugar ideal para testar la capacidad depurativa de aguas residuales mediante un sistema de plantas.

· Filtro verde. Es una tecnología de bajo coste y explotación que aprovecha la capacidad física, química y biológica del suelo y las plantas para depurar las aguas residuales y evaluar la viabilidad del sistema y la posibilidad de hacerlo extensivo a otros pequeños núcleos rurales.

· Simulación. Este tipo de tratamiento de aguas fecales reproduce el proceso de autodepuración de las aguas que las plantas producen de forma natural lagunas y ríos.

· Plantas. Las especies vegetales forman una densa esponja de raíces y rizomas que ocupan todo el volumen del vaso -laguna o canal-, y “obligan a que el agua circule por esta maraña de vegetación, que actúa a su vez de soporte de los microorganismos que degradan la materia orgánica”, señalan desde el ejecutivo de Lakua.

· Potencialidad. El proyecto piloto instalado en Ibarrangelu persigue “comprobar la idoneidad técnica de la solución y su viabilidad depurativa final”, inciden.

El Consorcio de Aguas de Busturialdea está abocado a cubrir con urgencia la baja de una de las personas clave para el funcionamiento de la entidad comarcal. En una de las últimas citas de la Comisión Ejecutiva del organismo se dio a conocer que el secretario que hasta la fecha había ejercido esas funciones -además de hacerlo como titular del Ayuntamiento de Busturia-, Víctor Martín Amparan Álvarez, dejará su puesto “exclusivamente por motivos personales y por la carga de trabajo que soporta”, situación de la que ya advirtió meses atrás. Aclarado que “no había motivos de discrepancia con los actuales gestores, con los que ha trabajado igual que con los de otras legislaturas”, no obstante insistió en que resulta “sumamente importante para el buen funcionamiento del Consorcio” que se pueda crear una plaza de secretario-interventor. El PNV llamó a reflexionar en profundidad sobre lo sucedido en apenas seis meses en los que ” el gerente y el secretario han cesado en sus cargos”. El ente mancomunado deberá buscar una persona idónea entre los responsables que realizan esa labor en los Ayuntamientos consorciados para poder cubrir la baja.