El suministro de Busturialdea, a estudio

2013/01/07

Un análisis previo servirá de base para el futuro Plan de Acción Territorial de suministro de agua por el que apuesta el Consorcio de Busturialdea 

URA advirtió de los problemas que padecerá la comarca

IMANOL FRADUA -DEIA|

El Consorcio de Aguas de Busturialdea esperará a la elaboración de un estudio sobre los recursos hídricos de la CAPV para poder fijar las directrices que guiarán un futuro Plan de Acción Territorial (PAT) comarcal en materia de abastecimiento. Ese diagnóstico, que podría concluir a mediados de año, ofrecerá las alternativas más idóneas para que las restricciones de agua que se han dado durante el pasado verano no se conviertan en un mal endémico de cara a años venideros.

“Esperamos que esa empresa pueda presentarnos el estudio en cuatro o cinco meses”, informó la presidenta del Consorcio de Aguas de Busturialdea, Iratxe Arriola, acerca de un análisis encauzado, en su momento, a través del anterior Gobierno vasco. “De esa forma contaremos con una base para poder optar por la alternativa o las alternativas más idóneas”, recalcó, “para atajar un problema de suministro que se presenta en épocas de estiaje”. Posteriormente, sería el tiempo de redactar un PAT, que tendría un coste de 400.000 euros.

“Aunque será un proceso a más largo plazo”, detalló la máxima responsable de la entidad, ya que al corto plazo deberían de mejorarse diversos aspectos como las plantaciones de pino o eucalipto en los márgenes de los ríos. No en vano es el Patronato de Urdaibai quien debe liderar ese proceso a instancias del propio Consorcio, además de contar con la participación del Gobierno vasco -a través de la Agencia vasca del Agua, URA-, la Diputación Foral de Bizkaia y los ayuntamientos de la zona.

La entidad comarcal ha evidenciado que apostará por la redacción de ese PAT de abastecimiento para Urdaibai, ya que considera “una herramienta fundamental” para conocer las opciones de abastecimiento, toda vez que el Plan Hidrológico de URA señaló que “el sistema de explotación del Oka no es suficiente para garantizar las demandas existentes y mantener el régimen de caudales ecológicos” para un horizonte temporal que alcanzaría el 2027. Por lo pronto, lo que ahora urge es diagnosticar la situación de Busturialdea para idear un efectivo plan de choque.