El proyecto empresarial de la cofradía de Elantxobe se estanca por falta de ayudas

2012/12/11
El Gobierno vasco ha denegado una subvención para rehabilitar el interior del edificio con el fin de abrir servicios náuticos 
EL CORREO- MAIKA SALGUERO |
El plan de rehabilitación de la Cofradía de Pescadores San Nicolás de Bari, cedida por los arrantzales al municipio, y su reconversión en centro empresarial de firmas vinculadas con servicios náuticos deberá esperar. La falta de ayudas ha echado por tierra las aspiraciones municipales de poner en marcha la iniciativa el próximo año y «así dar empleo a los jóvenes de la localidad y alrededores», aseguró el alcalde elantxobetarra, Koldo Olagibel.

La Administración local solicitó una subvención de casi medio millón de euros, a través del programa Itsaspen de promoción y desarrollo de las zonas litorales que ofrece el departamento de Medio Ambiente, Planificación territorial, Agricultura y Pesca del Gobierno vasco, para poder afrontar la primera fase de proyecto. Sin embargo, la respuesta del Ejecutivo autónomo ha sido negativa porque «el calendario de ejecución del plan no se ajusta a los créditos destinados a su financiación».
El primer edil se mostró «muy disgustado» por la resolución. «La justificación no aclara por qué se ha rechazado. Se han concedido subvenciones a otros municipios con proyectos de menor envergadura y, sin embargo, una iniciativa tan importante y novedosa como la nuestra no ha tenido cabida», remarcó.
A pesar de la «mala» noticia recibida ayer mismo, el Consistorio volverá a presentar la actuación a las instituciones el próximo año. «Es una pena porque si finalmente nos la acaban concediendo, conllevaría un retraso de al menos un año. Para el pueblo es como un jarro de agua fría ya que supone una importante inyección económica para un municipio que ha vivido del sector pesquero, muy deprimido hoy en día ante la falta de recursos», añadió Olagibel. Mientras tanto el edificio, que se encuentra en buen estado, permanecerá cerrado a la espera de financiación.
Dos plantas
El fin de la actividad pesquera en el municipio provocó que la cofradía se quedara en desuso y por ello sus responsables decidieron el pasado año que fuera el Ayuntamiento el encargado de buscarle una utilidad. Un espacio para empresas relacionadas con la actividad náutica y un txoko para el disfrute de los vecinos son dos de las ideas barajadas por el Consistorio para desarrollarlas en el emblemático inmueble. «Necesitamos liquidez para al menos acondicionarlo ya que con nuestro presupuesto poco podemos hacer», manifestó.
Las instalaciones, de alrededor de 170 metros cuadrados, disponen de dos plantas. Su exterior está totalmente renovado, pero su interior requiere mejoras.