EL HUMEDAL DE ORUETA SE LLENA DE VIDA

2013/09/09

DEIA-Imanol Fradua|

Cubierta por agua tras su recuperación, la laguna de Orueta es un espacio predilecto para las aves acuáticas de Bizkaia. Además de suponer un excelente mirador ornitológico frente Urdaibai Bird Center, “se ha convertido en un hábitat excepcional para diversas especies de aves acuáticas”. Los investigadores de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, con apoyo del Gobierno vasco, han llevado a cabo un estudio que ha arrojado un excelente balance: en 2012 se contaron 73 especies de acuáticas en la Reserva de la Biosfera, detectándose 49 especies en Orueta y 62 en otras zonas del área natural de Busturialdea.

Emprendido su proyecto de recuperación en 2009, el espacio natural ha variado su morfología durante estos últimos años. Lo ha hecho al pasar a convertirse en “dos humedales de aguas someras bien diferenciados, uno de agua dulce y otro, más extenso, de agua salada que aprovecha las dinámicas fluviales y mareales naturales del entorno”. El objetivo del plan de restauración, ejecutado bajo la dirección técnica de Urdaibai Bird Center por el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno vasco, fue “generar una importante área de biodiversidad ornitológica” en Urdaibai, señalan desde el centro de aves de Gautegiz Arteaga. Los datos apuntan que se ha logrado.

Es más, Orueta ha pasado de ser una zona ganada al mar abandonada -su anterior actividad fue agrícola- en la que especies vegetales invasoras -como el baccharis halimifolia- comenzaban a brotar sin control, a un espacio natural lleno de vida. La citada planta foránea, incluso, llegó a alcanzar 288 hectáreas en Urdaibai experimentando un progresivo avance que “se ve reflejado muy claramente en Gautegiz Arteaga”, señalan desde Urdaibai Bird Center. Con las munas y compuertas que décadas atrás lo protegían del estuario abiertas, e interconectada la laguna al ir y venir de las mareas de la Reserva de la Biosfera, el agua comenzó a fluir paulatinamente en su interior permitiendo una regeneración natural que antecedió a una colonización paulatina de las especies típicas de estos hábitats.

En paralelo, una antigua conservera acogió el Urdaibai Bird Center, financiado por Diputación Foral de Bizkaia y la BBK, que aglutina la investigación y la divulgación de la migración de las aves y que cuenta con múltiples aliados -la asociación de industrias de las tecnologías electrónicas y de la información de Euskadi, Gaia; o Euskalmet, entre otros- en su vertiente investigadora, abierta también a un buen número de estudios ornitológicos.

Desde ese centro estratégico para la ornitología vasca se ha efectuado el estudio que ha determinado que Orueta es un espacio predilecto para las aves acuáticas de la comarca. Aranzadi, que también pilota un proyecto de custodia para la correcta gestión y protección de las zonas limítrofes a esta área de protección especial recuperada, estima que a lo largo del pasado año “el número de especies varió entre meses tanto fuera como dentro de la laguna de Orueta. En cinco meses el número de especies detectadas varió entre la laguna y otras zonas de Urdaibai”, citan sus investigadores.

El objetivo del trabajo ha sido evaluar “el impacto del humedal en la riqueza y abundancia de aves acuáticas en Urdaibai”, estiman. La laguna acogió 11 especies no detectadas en otras zonas de Urdaibai y el 26,8% de la abundancia. “En consecuencia, la laguna de Orueta supone un nuevo hábitat en la marisma, especialmente para especies de aguas abiertas tales como patos y especies ecológicamente afines. La laguna de Orueta juega ahora un papel clave en el enriquecimiento de acuáticas en Urdaibai y es en consecuencia de gran interés para la conservación de este tipo de aves en la zona”, remarca el análisis, dado a conocer por el Gobierno de Lakua.

La investigación “Durante el 2012 se contaron 73 especies de acuáticas en Urdaibai y se detectaron 49 especies en la laguna de Orueta, 62 en otras zonas de Urdaibai”, certifica ela investigación. Cuantitativamente se contaron 28.194 aves, de las que Orueta obtuvo 7.597 casos y otros hábitats de la Reserva de la Biosfera capitalizaron 20.627 casos. “En Orueta, las especies más abundantes fueron anátidas”, remarcan en una investigación ornitológica que también ha desvelado otra tendencia: teniendo en cuenta los censos de acuáticas invernantes en Urdaibai durante la última década para las anátidas se registra un incremento significativo a partir de 2010, “esto es, el primer invierno tras la creación de la laguna de Orueta”.

Los ornitólogos del centro naturalístico ubicado frente al humedal recuperado han constatado que esta área es “la mejor área de refugio, descanso y alimentación de las aves en Urdaibai, al mantenerse un ciclo biológico capaz de alimentar a una gran diversidad y cantidad de aves en un entorno protegido de las perturbaciones derivadas de la presencia humana, tan establecida en otras zonas de la Reserva de la Biosfera”. Tanto es así que en diferentes momentos -y tan solo un año después de recuperar el humedal se han observado “bandos de 5.000 golondrinas, 3.000 aviones zapadores, 1.500 avefrías, 250 cercetas, etcétera”, remarcan.