El hogar del jubilado de la BBK acogerá el centro social de Bermeo

2013/01/09

EL CONSISTORIO, QUE NO DEBERÁ PAGAR RENTA POR EL LOCAL DE LA PLAZA SABINO ARANA, PREVÉ IMPULSAR EL VOLUNTARIADO ENTRE COLECTIVOS Y ASOCIACIONES

IMANOL FRADUA -DEIA|

Pese a que la intención inicial del Ayuntamiento de Bermeo pasaba por continuar ofreciendo servicios de envejecimiento activo para las personas mayores, finalmente los locales de la BBK de la plaza Sabino Arana mutarán en un centro social desde el que buscarán impulsar el voluntariado. Suscrito el acuerdo que logra esquivar el cierre de las instalaciones, el antiguo hogar del jubilado tendrá una nueva vida para erigirse “en centro de referencia para las personas, grupos y asociaciones que realizan labor de voluntariado”, han evaluado desde el Consistorio.

La BBK y el Consistorio de Bermeo han mantenido seis meses de negociaciones, que comenzaron tras el cierre de las instalaciones el pasado verano -que fueron denunciadas por el gobierno municipal de Bildu y la oposición-. Satisfechas tras el acuerdo reafirmado recientemente por el pleno, la alcaldesa Idurre Bideguren recalcó que la iniciativa permitirá habilitar un espacio para “impulsar opciones personales libres, lograr un compromiso permanente y participativo, conseguir un voluntariado organizado, reforzar las asociaciones del municipio y conseguir que el centro social sea referencial”.

Si bien por ahora no se ha definido un plan de uso específico de los 542 metros cuadrados de espacio en dos plantas del local de la caja vizcaina, el inmueble estará destinado a “grupos o asociaciones que desarrollen iniciativas” o, incluso, con los vecinos que toman parte en el proceso participativo local. Así lo señaló el edil Josu Unanue, quien destacó que la localidad marinera “ha contado durante muchos años con grupos de voluntarios en diferentes ámbitos que trabajaban a favor de Bermeo, si bien han ido desapareciendo”. Recuperar esa actividad altruista es un propósito para el que los responsables municipales han tenido la ayuda de Bolunta, la agencia para el voluntariado y las asociaciones de Bizkaia.

Aunque seguirán ofreciéndose cuatro talleres semanales de envejecimiento activo de la BBK, la administración local no deberá abonar un solo euro de renta a la caja por la cesión del uso del local, que inicialmente se ha suscrito para la próxima década, aunque “el acuerdo se prolongará automáticamente en el plazo de cinco años”.

las claves

· Punto de partida. El Patronato de Bienestar Social aprueba una declaración para que Kutxabank no recorte los servicios del hogar del jubilado.

· Negociaciones. El Ayuntamiento y la BBK mantienen negociaciones para dar solución al problema. Mientras, la asociación de mayores, Demiku, pide que no sean trasladados de su ubicación a los locales vacíos.

· Solución. Desechada la opción de utilizar el inmueble como centro de impulso al envejecimiento activo, finalmente albergará un espacio para fortalecer el voluntariado.