El Gobierno vasco analizará si habilita el observatorio de Matxitxako este año

2013/01/28

Pese al proyecto que hizo el ejecutivo de López, las obras aún no han comenzado

IÑIGO ALBERDI -DEIA|

El proyecto del observatorio de aves y cetáceos del cabo Matxitxako, que el anterior Ejecutivo vasco ideó habilitar en las inmediaciones del faro bermeano, podría quedar nuevamente pospuesto durante algunos meses. Pese a que los anteriores responsables de la Dirección de Biodiversidad y Participación Ambiental del Gobierno vasco anunciaron que estaría completada para esta próxima primavera, las obras ni siquiera han comenzado. El nuevo ejecutivo de Lakua ha anunciado que valorará el desarrollo del plan “en función del presupuesto” con el que encare el 2013.

La iniciativa para crear un observatorio de cetáceos y aves en el cabo Matxitxako, no obstante, ya acarreaba importantes demoras con anterioridad. Fue así sobre todo después de que, a mediados del pasado año y tras de un estudio geotécnico del área de 128 metros cuadrados que albergará el mirador naturalístico, se tuviera conocimiento de la inestabilidad del terreno. Ello conllevó una primera modificación del proyecto, ya que resultaba necesaria una nueva cimentación a base de micropilotes.

A esa situación se le unió la “incorporación de la carpintería -que había sido eliminada en una modificación anterior por falta de presupuesto- y la aprobación del nuevo tipo impositivo del IVA”, han explicado fuentes de Lakua. Todo ello “supuso un importante incremento en el coste del proyecto”, han aseverado fuentes del Ejecutivo vasco, por lo que se abogó por modificar nuevamente el proyecto al presupuesto con el que, en ese momento, se disponía. Tanto es así que incluso “se redujo la superficie del proyecto en una tercera parte”, han evidenciado.

Sin embargo, el actual equipo de Medio Ambiente y Política Territorial de Isabel Oregi desconoce las causas por las que “no se licitó el contrato antes de finalizar el año”, como preveían los anteriores gestores de Lakua. Los pliegos para la contratación de los trabajos se encontraban preparados desde mediados de octubre.

Así, y a expensas de conocer con exactitud cuáles serán las cifras que manejará el Gobierno vasco -espera aprobar su presupuesto a principios de mayo-, los actuales gestores evaluarán el desarrollo de un proyecto que, pese a ubicarse fuera del suelo de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, podría ser un espacio ideal para llevar a cabo “actividades de carácter divulgativo o, en su caso, turístico, contribuyendo con ello a los objetivos” de la zona natural.

DESDE AÑOS ATRÁS El observatorio, que estará ubicado en un edificio en forma de media luna que protegerá a los aficionados de las adversas condiciones climatológicas, es una actuación “que se persigue desde el año 2004 en el que se encarga el primer proyecto. Y se vuelve a retomar en el año 2006 y en el año 2010″, han asegurado desde Medio Ambiente. No en vano, el cabo bermeano “presenta una gran afluencia de científicos y aficionados para el estudio y observación de aves marinas y cetáceos, ya que ofrece unas condiciones óptimas por su situación geográfica”.