El desinterés de las empresas fuerza al Consorcio a asumir desde enero la gestión integral del agua en Urdaibai

2013/12/18

EL CORREO| La entidad comarcal quería subcontratar el mantenimiento de las depuradoras por un periodo de cuatro meses prorrogables .

Al Consorcio de Aguas de Busturialdea le ha surgido un imprevisto de última hora que le obligará a asumir la gestión integral del agua potable y del saneamiento de la comarca de golpe a partir del próximo mes, en lugar de hacerlo de forma progresiva como tenía programado. La razón no es otra que la ausencia de candidatos en el concurso público realizado para subcontratar el mantenimiento de las depuradoras por un plazo de cuatro meses prorrogables por idéntico periodo de tiempo. Esta labor corresponde en la actualidad a la firma Aquagest, cuyo contrato vence el 31 de este mes. El futuro laboral de los diecisiete trabajadores de esta empresa, que llevan algún tiempo con movilizaciones, se encuentra en el aire después de la cascada de acontecimientos de este final de 2013.

«Parece que la compañía, al no presentarse a la oferta, les ha dejado de lado, a no ser que decida recolocarlos y eso que hemos convocado un concurso con el mismo importe actual y sin merma económica», argumentó la presidenta del Consorcio, Iratxe Arriola. El nuevo e inesperado cambio de escenario ha obligado a los rectores de la entidad comarcal, en manos de Bildu, a buscar una alternativa de gestión a corto plazo que sopesan con detenimiento, aunque el tiempo apremia. «No sabemos si lo haremos a través de una empresa privada o pública. Estos días ataremos todos los flecos, pero el usuario puede estar tranquilo», aseguró.

Este contratiempo no afecta para nada a la apuesta de la institución supramunicipal de internalizar el mantenimiento de las infraestructuras de residuales cuando entre en funcionamiento la nueva estación comarcal de Lamiarán-Aranburu -lo hará en agosto, aunque estará de prueba desde primeros de 2014-. Para ello contratarán a doce trabajadores a través de una oferta pública.Por contra, si la convocatoria prevista en junio para la subcontratación de la red primaria de abastecimiento de agua potable quedase desierta de nuevo, la entidad se replanteará la situación y estudiará la posibilidad de asumir todo el servicio. «De ser así, supondrá mayor carga de trabajo», reconoció.

Cruce de acusaciones

En la comisión Ejecutiva del Consorcio celebrada el lunes, por su parte, quedaron de nuevo patentes las desavenencias entre Bildu y PNV en relación a este asunto. Los jeltzales calificaron de «ilegal» la bolsa de trabajo para seleccionar el personal «porque se van a crear unas plazas inexistentes. Este tipo de procesos requieren de una relación previa de los puestos a cubrir, una negociación con los sindicatos y que se incluyan en los presupuestos de 2014», señalaron. Los peneuvistas también criticaron a la presidente por «ser incapaz de alcanzar consensos» y utilizar el voto de calidad para sacar adelante el tema.

Arriola, por su parte, se mostró «sorprendida» por la actitud del PNV de la comarca cuya gestión anterior de la entidad calificó de «desastrosa» y «negligente». «Llevaron al Consorcio a la ruina y casi a tener que disolverse. Desde luego lecciones de transparencia no nos ha dado ninguna», sentenció.