“Debemos ajustar las cuentas, pero no vamos a recortar ningún servicio municipal”

2013/01/21

Aitor Egurrola (Gernika, 1970) recoge el bastón de mando legado por Unai Rementeria en un Consistorio que ha realizado inversiones durante los últimos años, pero que mira al futuro más próximo con el objetivo de mantener sus servicios. El nuevo primer edil apunta hacia ese objetivo.

IMANOL FRADUA -DEIA|

Mundaka ha experimentado un rápido cambio en el puesto de mando de su Alcaldía. Dar continuidad a los proyectos ideados durante los dos primeros años de legislatura será la marca del nuevo equipo de gobierno local liderado por un Aitor Egurrola que, desde la concejalía de Hacienda que ha ostentado, conoce a la perfección el estado de las cuentas.

Toma los mandos del Ayuntamiento de Mundaka, lo que supone una gran responsabilidad.

Una responsabilidad, pero también un honor. Y un reto importante, sobre todo en esta dura época de crisis, escasez de recursos y múltiples problemas.

La actual no es la mejor situación, desde luego.

Cualquier tiempo pasado fue mejor, evidentemente… pero es relativamente fácil ser alcalde cuando las cosas van económicamente bien. Lo difícil es ser alcalde cuando hay que ingeniárselas para que un municipio siga funcionando de forma correcta con los recursos limitados.

¿Ha podido realizar una radiografía del estado del Consistorio en el escaso margen de tiempo que ha tenido?

Mundaka, como el resto de Ayuntamientos, no pasa por su mejor momento en cuanto a su estado financiero. Hace una semanas se aireó que el Consistorio tiene una deuda viva de millón y medio de euros. Es incierto, ya que la cifra de la deuda viva es de 800.000 euros aproximadamente.

Señalan que es una situación compleja, pero que está bajo control.

Los créditos se están devolviendo sin dificultad y no se han utilizado para ninguna obra faraónica. La deuda es la suma de tres créditos que fueron pedidos para ejecutar infraestructuras en beneficio del pueblo y abonar una indemnización. No hemos dejado sin pagar ninguna de las obras ejecutadas durante estos últimos años. Repito, los créditos de los bancos se están devolviendo de forma natural. La situación no es, ni muchos menos, alarmante.

¿Esa deuda les obligará a realizar algunos recortes en las cuentas?

La situación económica nos obligará a ajustar el presupuesto, tal y como ya lo hicimos el pasado año. Pero lo haremos, principalmente, debido a la merma de los ingresos a través de Udalkutxa y los impuestos.

¿Rebajarán el capítulo de inversiones en su próximo presupuesto?

Es de obligado cumplimiento; la situación lo requiere. Este año esperamos hacer una inversión para mejorar la accesibilidad a la playa de Laidatxu. Lo haremos a través de una subvención de la Diputación Foral de Bizkaia.

¿Qué otros proyectos prevén ejecutar durante este año?

Se aplicarán las recomendaciones de una consultoría de eficiencia energética del alumbrado público llevado a cabo el pasado año. Y finalizaremos el Plan General de Ordenación Urbana.

¿Cómo acabará la revisión del Plan General de Ordenación Urbana?

Es una herramienta fundamental para el desarrollo urbanístico del pueblo, a cuyo diseño daremos fin con la ayuda de las asociaciones locales y los vecinos, que podrán realizar sus aportaciones, además de participar en su tramitación. Su diseño comenzó con Unai (Rementeria) y a nosotros nos toca aprobarlo definitivamente. Esperamos hacerlo para Semana Santa. Este es uno de los hitos de la legislatura.

Han aseverado que no tocarán ninguno de los servicios.

Somos contrarios a hacerlo. Los servicios de los que disfrutan los mundakarras no se van a reducir. No lo vamos a hacer, porque son una prioridad. Lo único que se rebajará es la cuantía a las asociaciones locales, si bien no serán cantidades que vayan a poner en peligro su supervivencia.

El presupuesto es el instrumento que vertebra las actuaciones municipales. ¿Han perfilado como será?

Estamos dando pasos. Creemos que podría estar aprobado para finales de enero. Si las cuentas del pasado año ya eran ajustadas, las del presente ejercicio tendrán una reducción de 185.000 euros, por lo que ha habido que limar algunos aspectos. Tenemos que ajustar las cuentas, pero lo haremos sin recortar ningún servicios municipal a los vecinos.