“CUANDO LOS HOMBRES VENIAN DE LA MAR IBAN DIRECTOS AL ARTZA A JUGAR A LA PELOTA”

2013/09/26

 EL CORREO-Iratxe Astui|

El frontón de Bermeo promueve diferentes actos para celebrar su centenario como testigo mudo de la evolución de la villa .

El frontón municipal Artza de Bermeo celebra este año un siglo de vida a través del cual sus paredes han sido testigo mudo de la evolución de la villa marinera. Desde su privilegiada ubicación en el puerto, en la cancha centenaria aún reverberan los ecos de épocas pasadas en las que, además de ser escenario de partidos de pelota, al recinto deportivo le ha tocado también hacer las veces de astillero, almacén de alimentos y hasta gallera.

«En la década de los 50 se construyeron dos barcos sobre su suelo y cuando se hizo el rompeolas, fue utilizado para guardar los bloques de piedra. Durante las inundaciones de hace 30 años, sirvió para almacenar los víveres que se traían de otros lugares y aquí se han celebrado también espectáculos de boxeo, lucha libre e incluso de peleas de gallos y carneros», recordaron ayer los responsables de la asociación Artza Pilota Elkartea.

Esta agrupación ha organizado un variado programa de actos para celebrar el centenario del frontón, que se inauguró el 29 de junio de 1913 y que vivió su época dorada en los años sesenta. «Cuando los hombres venían de la mar, antes de pasar por casa, iban al Artza a jugar un partido. Había lista de espera para ocupar la cancha», comentaba José Antón Renteria.