«Cada semana salían de Gernika cinco vagones con armamento»

2012/11/26
Su nuevo libro sobre la empresa Talleres de Guernica y Astra repasa la historia de la actual Fábrica de Creación de Cultura de 1916 a 1998 
IRATXE ASTUI-EL CORREO|
La afición por indagar en la historia de su localidad le ha llevado esta vez a escudriñar en los archivos de la fábrica Talleres de Guernica, que dentro de tres años cumplirá un siglo de vida en la villa foral. La factoría de máquina herramienta, que en tiempos pasados dedicó también su actividad a la fabricación de armas «es tanto o más famosa en el mundo que lo que fuera Astra en su día», asegura en su último trabajo.

- ¿’Talleres de Guernica-Astra. De fábrica de armas a fábrica de creación cultural’ es un libro para amantes de la historia local?
- Recoge los avatares del pabellón y de las dos empresas que lo utilizaron de 1916 a 1998 y difundieron el nombre de la villa por el mundo. Además hay un apartado, realizado por el historiador de arquitectura Gorka Pérez de la Peña, sobre el edificio diseñado por Ricardo Bastida.
- Pero Talleres de Guernica se creó inicialmente como un firma de máquina herramienta.
- Se fundó en mayo de 1916 aprovechando el excelente momento económico que vivía Bizkaia durante la I Guerra Mundial para, efectivamente, fabricar máquina herramienta, además de mecanización de piezas. También comercializaron un motor, el denominado como ‘Sorriguieta’, que lo inventó un profesor de la Escuela de Artes y Oficios de Bilbao, pero que no resultó.
- Desde entonces hasta la fecha, sin embargo, su actividad se ha diversificado.
- El artículo estrella de la firma es su plato de torno, famoso en todo el mundo. Hace dos años, sin ir más lejos, construyeron el más grande de la historia. Los avatares de la economía, no obstante, llevaron a sus fundadores -la familia Gandarias- a diversificar el producto y fabricar también armas. De Gernika salían todas la semanas cinco vagones cargados de bombas, pistolas y espoletas, destinados a Irun-Hendaya, donde eran expedidas a Italia o Alemania. Pero en Talleres de Guernica también se dedicaron a la fabricación de otros artilugios como máquinas de picar hielo, cámaras de fotos, sacahuesos de aceitunas, trilladoras y desgranadoras de guisantes, entre otros.
- Pese a todo ello ha trascendido más el nombre de Astra, otra de las grandes empresas que fabricaba armas en la villa foral.
- Puede ser, pero Talleres de Guernica es tan famosa o más que Astra. La empresa aprovechó la coincidencia de la corta pero dura crisis de 1921 con el estallido, ese mismo año, de la guerra de Marruecos para la fabricación de material de guerra como bombas de aviación de distintos modelos, munición artillera, morteros, bombas de mano, cargas de profundidad, o un lanzagranadas, llamado entonces ‘lanzabombas’.
- Logró hacer frente a la crisis.
- La empresa representa el tesón de unos emprendedores que durante casi cien años han sabido mantenerse a flote a pesar de los malos momentos que ha sufrido la economía vizcaína, española y europea. Es un ejemplo de la integración vertical del negocio.
- ¿De dónde procedía su mano de obra?
- La importancia del producto a elaborar hizo que la mano de obra altamente cualificada para la época viniese de Bilbao, Eibar, Trapagaran, Cantabria, La Coruña y La Rioja. Más tarde, se sumaron a la plantilla jóvenes de Gernika y alrededores que se formaron en la Escuela de Artes y Oficios de la villa como torneros, moldeadores y ajustadores.
- Astra ha pasado de ser fábrica de armas a Fábrica de Creación de Cultura.
- Me llena de orgullo el tesón con el que ha luchado este pueblo por conseguir ese logro.