BUSTURIA APUESTA POR LA CESION EN USO DE UNA DECENA DE VIVIENDAS EN EL CASERIO AGARRE

2013/05/17

EL CORREO- Maika Salguero|
LOS INTERESADOS DEBERÁN FORMAR UNA COOPERATIVA PARA HABILITAR LAS CASAS Y PAGARAN UNA CUOTA SIMILAR AL DE LAS VPO EN ALQUILER, “CON LA ESTABILIDAD DE QUE PUEDE SER PARA SIEMPRE”

La dificultad de acceso a una vivienda, agravada por el clima de incertidumbre a raíz de la crisis, ha llevado al Ayuntamiento de Busturia a buscar fórmulas imaginativas con el fin de facilitar, en la medida de los posible, «una casa digna». El alquiler es la principal alternativa a la compra, pero al alto precio de las rentas se une la idea generalizada de que «es tirar el dinero». El Ejecutivo local, sin embargo, cree haber encontrado una solución «interesante» a ambas opciones para atender la necesidad de vivienda en el municipio, tanto para los jóvenes que quieren acceder a su primera residencia como a otros núcleos familiares que lo necesiten.

El plan municipal, además, daría salida al caserío Agarre, un inmueble cedido por la BBK para un fin social. La propuesta que plantea el equipo de Gobierno busturitarra consiste en la cesión en uso de la vivienda, una alternativa que ya se practica en Cataluña. Para ello, la Administración local ya se ha puesto en contacto con la cooperativa Sostrecivic de esa comunidad con el objetivo de recabar su colaboración. «Aquellos que necesiten una casa deberán formar parte de una cooperativa y pagar un canon al Ayuntamiento por el uso. Es como un alquiler pero con la estabilidad de que puede ser para siempre y puede ser heredada por los hijos», adelantó la alcaldesa, Miren Fátima Malaxetxebarria.

La iniciativa pionera en los países Escandinavos pretende lograr que el acceso a la vivienda «sea un derecho para todos y no un privilegio de unos pocos». La futura cooperativa de Busturia habilitaría pisos en el caserío Agarre de Altamira a través del Consistorio. «El modelo no es especulativo y combina características propias de los regímenes de propiedad y de alquiler, permitiendo un acceso más económico, pero sin reducir el sentido de propiedad ni de responsabilidad sobre la misma», añadió.

Agarre podría albergar alrededor de una decena de casas y sus inquilinos abonarían una cuota mensual similar o inferior al de las VPO en alquiler. Una vez constituida la cooperativa, el Consistorio colaborará en la captación de ayudas e inversión privada. «Esperamos que el proyecto esté perfilado para finales de este año y con la obtención del capital, los propios cooperativistas y el Ayuntamiento, propietario del inmueble, diseñarán la tipología de las residencias», afirmó. El acceso a estas casas estará abierto a todos los vecinos que demuestren una necesidad real

Pisos vacíos

La iniciativa busca, además, ejercer de revulsivo para movilizar el amplio parque de viviendas vacías existente en el municipio y facilitar el acceso a los que más lo necesitan. «Contactaremos con aquellos propietarios que tengan más de un piso para que a través de la cesión por uso, puedan beneficiarse de un dinero con garantías y al mismo tiempo permitir el acceso a una vivienda digna con un precio asequible. De esta forma, no hay necesidad de urbanizar el escaso suelo existente», argumentó la primera edil.

La Corporación dará a conocer la iniciativa a la ciudadanía y abrirá un plazo para que los interesados se inscriban. Agarre será la primera experiencia y el proyecto, si existe demanda, puede extenderse a otros rincones de la localidad. «En un contexto de crisis y desempleo como el actual hay que cambiar de mentalidad», reconoció Malaxetxebarria.