BERMEO SE ASOMA A LA ´ZONA CERO´

2013/04/12

 EL CORREO-Iratxe Astui|

Los bomberos han permanecido durante toda la noche controlando las zonas en la que aún quedaba incandescente algún rescoldo de fuego | En cuanto terminen las labores de desescombro, que se prevé que se lleven a cabo a lo largo de esta mañana, los técnicos municipales procederán a evaluar con detalle los daños ocasionados en cada inmueble por la tragedia.

Las primeras luces del día se colaban esta mañana por la calle Nardiz tar Jon de Bermeo y dejaban ver la imagen de la devastación producida tras el incendio de ayer, el mayor registrado en Bizkaia en los últimos treinta años.  Los bomberos han permanecido durante toda la noche controlando las zonas en la que aún quedaba incandescente algún rescoldo de fuego ante el miedo de que pudieran activar. “Sobre todo en uno de los edificios que ayer fue pasto de las llamas pero que aún mantiene en pie su fachada. La madera que había caído y se ha acumulado en el suelo estaba todavia muy caliente, con el riesgo que ello conlleva, pero ya está controlado”, señalaron desde el equipo de bomberos.

El incendio de Bermeo ha dejado un saldo de 4 bloques de pisos totalmente destruidos correspondientes a los portales 17, 18, 20 y 23 de Nardiz tar Jon. Otros tres edificios están seriamente afectados -portales 15, 16 y 19- y un último inmueble, el número 13, “también aparece dañado”, explicó por su parte el concejal del área de Servicios del Ayuntamiento de Bermeo, Juan Carlos Agirre. El edificio del Ayuntamiento también ha tenido que ser desalojado por lo que todas las áreas municipales se trasladarán a la Casa de Cultura. No obstante, en la calle Ertzilla se mantendrá abierta en horario ininterrumpido la oficina Berh@z para atender a los damnificados, mientras que en el antiguo Hogar del jubilado se ofrecerá atención psicológicas a las personas que lo precisen.

De las 71 familias que ayer tuvieron que abandonar sus casas, un total de 22 han tenido que ser realojadas en diferentes lugares, repartidos en cuatro o cinco grupos. “Algunos están en el refugio de Almike, otras en viviendas de propiedad municipal, en la residencia y en algún hostal”, apuntaron las fuentes municipales. La mayoría, no obstante, optó por acudir a los domicilios de algún familiar cercano. “Yo he pasado la noche en casa de mi madre, con mi marido y mis dos hijas”, comentaba esta mañana Mirelur, una de las vecinas afectadas ayer por el incendio del casco viejo de Bermeo.

En cuanto terminen las labores de desescombro, que se prevé que se lleven a cabo a lo largo de esta mañana, los técnicos municipales procederán a evaluar con detalle los daños ocasionados en cada inmueble por la tragedia. “El portal número 25 ha tenido que ser apuntalado y una vez que pase la inspección técnica esperamos que los vecinos puedan entrar, siempre con las medidas de precaución necesarias, a las casas 13, 14 y 22, al menos para que puedan recuperar parte de sus pertenencias”, adelantaron las fuentes municipales.