Bermeo genera menos residuos sólidos y recicla más vidrio y aceite doméstico

2013/01/15
El Ayuntamiento ha sumado un nuevo contenedor para la recogida selectiva de ropa, juguetes y electrodomésticos 
IRATXE ASTUI- EL CORREO|
Bermeo generó el pasado año un total de 4.830 toneladas de residuos sólidos urbanos, cifra que supone un descenso del 3,52% respecto a 2011. «Estos valores pueden tener dos lecturas; por una parte, que a consecuencia de la crisis consumimos menos y que por ello generamos menos basura, o, por otra parte, que cada vez aumenta más la concienciación ciudadana por el reciclaje», señaló el técnico responsable del área municipal de Medio Ambiente, Gaizka Aurrekoetxea.

Los vecinos de la villa marinera depositaron en los contenedores verdes cerca de 500.000 kilos de vidrio y 9.751 litros de aceite domestico usado en los naranjas, lo que demuestra la tendencia alcista en la recogida selectiva de este tipo de residuos, que aumentó en un 3,23% y un 19,23%, respectivamente. Por contra, las cantidades cumuladas en los depósitos amarillos y azules registraron un sensible descenso. «Se contabilizaron un 1,53% menos de envases ligeros, como latas, tetra brick y plástico, así como un 4,6% menos de papel y cartón», detallaron. En cuanto a la recogida de muebles y enseres, en 2011 se contabilizaron 103.255 kilos, mientras que el año pasado la cifra descendió a 98.369 kilos.
Sistema antirrobo
El Ayuntamiento de Bermeo ha incluido recientemente cuatro contenedores para la recogida de ropa y calzado, que dispondrán de un sistema para evitar los robos que se venían registrando en su interior. «Además de para depositar prendas de vestir y zapatos, estos recipientes también servirán para recoger objetos como juguetes, libros, cámaras de fotos y pequeños electrodomésticos como teléfonos móviles o batidoras, que hasta la fecha no podían ser depositados salvo en el Garbigune», apuntaron.
Durante el año pasado, fueron recogidos en estos contenedores 37.200 kilos de ropa, lo que equivale a una media 2,2 kilos por vecino. No obstante, algunas de estas prendas fueron robadas de los contenedores y, más tarde, abandonadas en la vía pública. «Ahora hemos sustituido los recipientes por unos nuevos que cuentan con un sistema para evitar que saquen nada de su interior», explicaron. Los depósitos de color blancos están instalados, en concreto, junto al ambulatorio, la plaza Gonzalo Nardiz, la calle Santamañe y en las inmediaciones del mercado municipal de abastos.