BERMEO CELEBRA POR TIERRA, MAR Y AIRE EL ANIVERSARIO DE SU VIRGEN BAJO LAS AGUAS

2013/09/12

 

DEIA- Iñigo Alberdi|

El domingo rememorará el acto hecho hace 50 años para entronizar la imagen cerca de Gaztelugatxe .

El próximo domingo, Bermeo celebrará por todo lo alto el 50 aniversario de la colocación bajo las aguas de Gaztelugatxe de una imagen de la Virgen de Begoña. Y lo hará recreando los actos que llevó a cabo en aquel lejano 15 de septiembre de 1963, cuando el pueblo se echó a la calle para seguir a la comitiva.

Aunque las actividades comenzarán el sábado con la iluminación de las escaleras que llevan a la ermita de San Juan -donde habrá una misa a las 20.30 horas-, será el domingo cuando se desarrollen los actos más destacados. En primer lugar se oficiará una oración ante la Virgen situada en la iglesia de los franciscanos, que será alzada a un camión de bomberos de Bilbao, al igual que se hizo en su día con la imagen actualmente sumergida, para trasladarla en comitiva hasta la cofradía de pescadores -a las 11.00 horas-. “Tratamos que fuera el mismo camión, pero, evidentemente, no está operativo”, lamentó Anna Marra.

La integrante de la asociación Cevas es hija de Juan Marra, uno de los impulsores de la idea de colocar la imagen bajo las aguas, que falleció hace un año y faltará al redondo aniversario, por lo que se hará entrega a su familia de una placa conmemorativa.

En la cofradía se despedirá a la comitiva marítima, que protagonizará el buque-escuela Saltillo, que trasladará la imagen hasta las inmediaciones del islote. “Sobre las aguas el padre Adrián oficiará un acto religioso, mientras que el obispo de Bilbao, Mario Iceta, impartirá una misa para quienes vayamos por tierra, junto al monolito situado frente a Gaztelugatxe”, enumera Marra, sobre los actos que darán inicio a mediodía.

Lanzamiento de pétalos Al término de la misa se realizará una ofrenda floral que llegará “por tierra, mar y aire”, anuncian los organizadores. De hecho, además de las citadas comitivas, “al menos una avioneta” se encargará de lanzar sobre las aguas miles de pétalos de flores, “como ya hicieran a lo largo de los primeros 25 aniversarios”, aseguró la organizadora del evento.

Una vez acabado el acto, los submarinistas debidamente preparados podrán descender a ver la imagen de la Virgen -de 1,3 metros de altura y más de 1.000 kilos de peso- que los integrantes de Cevas prevén limpiar mañana para que luzca como merece en su 50 aniversario.