BERMEO ACTUALIZA SU PASADO EN ZARRAGOITXI

2013/05/06

DEIA- Imanol Fradua|

UNA INTERVENCION ARQUEOLOGICA BUSCARA EVIDENCIAS DE UN EDIFICIO DEFENSIVO MEDIEVAL TRAS EL VERANO.

 Situado a unos 76 metros de altura, que en siglos anteriores permitía una situación destacable para otear los caminos que se dirigen a Bermeo desde Gernika-Lumo, Zarragoitxi puede esconder parte del legado histórico de la villa marinera. Tras efectuar las primeras labores de valoración sobre el terreno, la zona será excavada intensamente a partir de septiembre u octubre por los arqueólogos en busca de vestigios de un yacimiento que pudo contar con una amplia fortaleza defensiva. El proyecto ha sido encargado por el Ayuntamiento con una subvención concedida por el Gobierno vasco.

Conocido por los documentos de siglos anteriores que en la villa marinera se ubicaba una fortaleza defensiva -existen referencias documentales, incluso del siglo XIV, que aluden a un alcázar que poseían los señores de Bizkaia en Bermeo-, los especialistas de Qark Arqueología -firma encargada de las labores- iniciaron en febrero los trabajos preliminares del plan de estudio histórico-arqueológico de Zarragoitxi. No obstante, el proyecto tomará mayor ritmo a finales de verano, cuando puedan comenzar las excavaciones.

Así lo confirmó Mikel Neira, el experto que lleva a cabo las labores, que encabeza un proyecto de más largo alcance que ha analizado diversos castillos medievales de Bizkaia. Es el caso de Ereñozar, en Ereño, durante los últimos años. Hasta la fecha, los arqueólogos han efectuado, entre otros, la limpieza y el desbroce, la documentación geográfica o el análisis estratigráfico del complejo en el caso del recinto arqueológico de Bermeo.

Los trabajos realizados han permitido conocer los dos recintos del complejo arqueológico de Zarragoitxi, un área para la que actualmente el Ayuntamiento se encuentra en plena redacción de un nuevo plan urbanístico. “El primero -el recinto inferior- se ubica actualmente en un espacio de huertas en cuyo límite inferior destaca un murallón de mampostería de 100 metros de longitud con más de tres metros de alzado en algunas zonas. En su trazado destacan cuatro torreones defensivos, enormemente deteriorados por la maleza y la construcción de casas circundantes”, señala Neira.

Por su parte, en la segunda plataforma o recinto superior en Zarragoitxi, entre otros “se aprecia una zona llana cubierta por un extenso pinar. Rodeando la cumbre se intuye una posible estructura de mampostería, de la que no se puede apreciar su morfología con exactitud por la cantidad de vegetación existente y los procesos de sedimentación”, indica el arqueólogo.

El trabajo de campo será valedero para “obtener una visión global del entorno y poder hacer un análisis más exhaustivo. Igualmente, la intervención arqueológica nos debe servir para catalogar correctamente el yacimiento en el inventario de Patrimonio del Gobierno vasco, de cara a diseñar futuras actuaciones”, señala Neira, como podrían ser su recuperación y su posterior puesta en valor.

Si el estudio de Zarragoitxi muestra los secretos antiguos que podría guardar, las excavaciones también podrían continuar durante el año próximo. Y todos ese esfuerzo servirá para actualizar la extensa historia de Bermeo.