Aves con la despensa llena

2013/01/23

El Urdaibai Bird Center promueve el conocimiento de las especies del entorno a través de la colocación de comederos en los jardines de las casas.

EL CORREO-MAIKA SALGUERO|

Fomentar el conocimiento de las aves del entorno es uno de los objetivos del proyecto ‘Inguruko hegaztiak’, promovido por el Urdaibai Bird Center de Gautegiz Arteaga. La iniciativa, en la que participarán estudiantes de los colegios Urretxindorra de Muxika, el local Montorre y voluntarios, pretende proporcionar alimento a los pájaros a través de comederos para mejorar su dieta y al mismo tiempo poder observarlos e identificarlos desde el propio jardín de casa.

«Durante el invierno la disponibilidad de alimento desciende drásticamente. Por ello, cualquier fuente de hidratos de carbono y grasas puede ser vital para que puedan combatir las bajas temperaturas», señalaron responsables del centro. La iniciativa se expandirá, a partir del próximo invierno, a todas las familias que deseen instalar un comedero en su parcela exterior, para que, «además de identificar a las especies de nuestro entorno, contribuyamos a su deficiente alimentación y generemos una dinámica en nuestros jardines de gran presencia de ejemplares de diferentes variedades», añadieron.
Cada participante registrará semanalmente el número de pájaros avistados durante un periodo aproximado de tres meses, concretamente hasta el 31 de marzo. Este tipo de experiencias está muy arraigada en el norte de Europa y especialmente en las islas británicas donde el año pasado 600.000 familias participaron en el proyecto denominado ‘Garden birdwatch’.
Científicos británicos, además, han constatado que aquellos ejemplares que reciben una alimentación suplementaria tienen luego más éxito en la reproducción. «Aquellos que habían sido ayudados por el ser humano con semillas o frutos secos pusieron sus huevos antes y, aunque obtenían el mismo número de crías, las suyas sobrevivían una media de una más por cada camada», reconocieron los expertos.
Futuros ornitólogos
El estudio de las aves forma parte del calendario escolar de las escuelas Montorre y Urretxindorra desde hace cinco años. A lo largo del curso, los alumnos analizan los tres periodos básicos en la vida de un ejemplar: la invernada, el periodo de cría y la emigración. Cada centro afronta estas etapas con un trabajo de campo en el que los niños participan activamente con la colocación de nidos, la instalación de comederos y la recopilación de datos sobre las especies que han avistado. «Aprenden divirtiéndose y muchos de ellos serán los futuros ornitólogos», vaticinaron los promotores.