A vueltas con las calles

2013/01/16

Vecinos de Busturia plantean un callejero «menos confuso» para facilitar la labor de servicios como urgencias y Correos

MAIKA SALGUERO- EL CORREO|

Perder el norte en Busturia no es nada complicado. Los visitantes que llegan por primera vez a la localidad, por lo general, deben armarse de paciencia para encontrar determinada dirección o el caserío en cuestión, incluso con la ayuda de un buen GPS. El actual callejero y la distribución de números es «confuso y antinatural», recalcan los vecinos. Por ello, un grupo de busturitarras pertenecientes a diferentes barrios se ha puesto manos a la obra para intentar dar una solución al problema y han planteado al Consistorio el cambio del actual plano por uno «más acorde a las características del municipio y más sencillo».

Según los residentes que han presentado una moción en el Consistorio para su posterior aprobación, en la época del ‘boom inmobiliario’, entre los años 60 y 75, «se construyeron infinidad de chalés, casas y bloques sin seguir unos criterios claros de planificación urbanística, a los que se les adjudicaban los números de forma correlativa según pedían la licencia de habitabilidad. En la calle Abiñaburu, por ejemplo, tres bloques dobles ostentan los números 41-42, 153-154 y 161-162, respectivamente, o justo detrás del cartel anunciador de Paresi, la numeración corresponde al barrio San Cristóbal», explicaron.
Esta situación ocasiona auténticos quebraderos de cabeza a servicios como urgencias y correos, entre otros. Los vecinos plantean la actualización de la numeración en un nuevo callejero ordenado por siete grupos de población -Itxasbegi, Axpe, Altamira, San Cristóbal, Goiherri, San Bartolomé y Paresi- en lugar de la división actual en dos núcleos poblacionales como son Axpe-San Bartolomé y Altamira-San Cristóbal. «Esta realidad es la que luego se refleja en planos oficiales o en registros telefónicos», añadieron.
En la propuesta se solicita al Consistorio abrir un debate participativo y, «en la medida de las posibilidades del municipio, se encargue un estudio toponímico y de propuesta de callejero». Los demandantes consideran que Busturia necesita también una ordenanza que, además de regular los criterios técnicos para la rotulación y numeración, recoja unas pautas claras y racionales para la denominación de las vías públicas, barriadas y caminos rurales.
«En varios municipios de la comarca ya han remodelado el anterior callejero utilizando como base la toponimia tradicional y el patrimonio lingüístico del municipio, pasando de un sistema basado en la denominación por barrios al nuevo, organizado por calles», manifestaron.